InicioMapa del sitioContactoEnlaces favoritosBoletín de noticias
EMBARAZO, PARTO Y LACTANCIA
embarazopartoylactancia.com
EmbarazoPartoLactanciaCrianzaMamá
Parto






  • Clasificación de los partos

Por lo general, los bebés nacen entre la semana 38 y la 42, a esto se le conoce como "embarazo a término". Se cree que es debido al envejecimiento de la placenta que modifica el equilibrio hormonal materno y que posiblemente desencadena las contracciones.

¿Cuáles son los tipos de partos? Básicamente existen dos tipos de partos: el comúnmente denominado "normal"  y la cesárea. El primero de ellos es aquél por medio del cuál el bebé desciende a través del canal de parto, culminando por el paso de la vagina de la mamá. El segundo, es el mecanismo por el cuál un bebé es extraído por medio de intervención quirúrgica. 

Ahora bien, existen diferentes modalidades de parto:
 
Parto natural: esta modalidad implica que la mamá esta dispuesta a hacer lo que sea necesario para evitar los analgésicos durante el proceso de alumbramiento. Para lograrlo es entrenada previamente mediante un curso de preparación al parto que incluye; técnicas para el manejo del dolor tales como, ejercicios de respiración, relajación, así como práctica de posiciones para el parto, entre otros.

BENEFICIOS DEL PARTO NATURAL

Ventajas del parto natural para mamá:

►Mejora la presión arterial.
►Mejora el aporte de oxígeno a la placenta y al bebé.
►Mantiene estables los niveles de azúcar en la sangre.
►Disminuye la posibilidad de desgarros en vagina.
►Facilita la integración de la madre consigo misma.
►Evita la entrada al quirófano (área poco relajante).
►Puede estar caminando y cambiando de posiciones.
►Tiene la intimidad de una habitación.
►Mínimas intervenciones.
►Se evita la venoclisis, el enema, la tricotomía y la episiotomía.
►Evita los efectos secundarios de la analgesia.
►Sentimiento de logro.
►Aumenta la auto estima y la confianza en ella misma.

Ventajas del parto natural para el bebé:

►Arroja todo el líquido del pulmón.
►Mejora la oxigenación general y cerebral.
►Esta más preparado para enfrentar los cambios.
►Esta más alerta.
►El apego materno favorece la producción de leche.
►Permanece en la habitación con sus padres.

Fuente: Centro Nacer en Plenitud, Curso de Preparación al Parto.


Parto con uso de analgésicos: como su nombre lo indica, se recurre al uso de un anestésico llamado epidural, este se inyecta en la zona lumbar de la columna vertebral. Su función es eliminar el dolor provocado por el trabajo de parto, sin embargo, la madre puede participar activamente durante el nacimiento de su bebé. En algunos casos cuando las contracciones tienden a ser irregulares o estas han cesado, el médico valorará el uso de oxitocina, sustancia que permite que las contracciones se vuelvan regulares y efectivas, para lo cuál se requerirá el uso del analgésico.

Arriba


  • Alternativas de parto

Actualmente se cuentan con diferentes opciones de parto que ayudan a que el proceso se desarrolle de una forma más suave tanto para la mamá como para él bebé. Si bien se habla cada vez mas sobre este tema, se recomienda que no se tome la decisión a la ligera, es decir, querer hacerlo simplemente por la falsa creencia de que "esta de moda", pues este concepto va mas allá de lo que se dice, es toda una filosofía que bien aplicada realmente funciona.

No esta de más el subrayar que, para dirigir estas técnicas tendrá que hacerlo un médico gineco-obstetra especializado en estos temas; que cuente con un grupo a su vez entrenado y calificado para ello con experiencia previa.

Dentro del equipo que atiende este tipo de partos se encuentra el gineco-obstetra, el pediatra, la doula y si se llega a requerir, el anestesiólogo. Todos ellos como grupo practican la filosofía que se conoce como parto humanizado. Esta consiste en, respetar los valores, creencias y decisiones de mamá y papá sobre como quieren que nazca su bebé; bajo qué circunstancias; en que lugar;
entre otras opciones.

Cabe destacar que, el parto humanizado no excluye a la cesárea de su filosofía, en caso de ser necesaria una intervención quirúrgica se cuida al máximo el vínculo entre la pareja y su bebé, evitando así el abuso de la tecnología. No se trata de obsesionarse con el parto sino de prepararse para llegar a ese momento de una manera responsable.

Por lo tanto, si eres de la idea de un parto humanizado tendrás que darte a la tarea de investigar con antelación quien puede proveerte de ese servicio en tú lugar de residencia o tal vez tengas que desplazarte a otro para conseguirlo. Lo más importante es estar bien informada para tomar las decisiones acertadas.

OPCIONES PARA UN PARTO SUAVE

Dentro de las modalidades para el parto, como ya se mencionó natural o con uso de analgésicos, se encuentran las opciones de parto que permiten medidas de confort para la mamá y él bebé que harán del evento una experiencia positiva. Estas pueden combinarse entre sí para maximizar los resultados.

Parto en agua: este tipo de parto trae consigo ventajas adicionales al parto natural, pues además de las ya mencionadas en ese apartado, encontramos las siguientes:

                                                                        
Para mamá:

+Disminución de la sensación dolorosa.parto en agua
+Puede acortar el trabajo de parto.
+Aumenta la relajación, sobre todo en vagina.
+Se adoptan posiciones más cómodas.

Para el bebé:

+Facilita y mejora su circulación.
+El tránsito de adaptación es más suave.
+Permanece dentro del agua en brazos de mamá.
+Pueden disfrutar mamá, papá y bebé dentro del agua.

 

Fuente: Centro Nacer en Plenitud, Curso de Preparación al Parto.


 
 
Parto en casa: esta opción de parto tiene la principal ventaja de la comodidad propia que brinda el hogar de la pareja, ya que desde el inicio del trabajo de parto se permanece en su propio ambiente, al que esta habituada, lo que permite tener mayor relajación durante todo el proceso. El parto en el hogar puede estar asistido por el grupo de especialistas que llevaron el control del embarazo de la mamá. Esta modalidad es para mujeres que han llevado un embarazo saludable y sin complicaciones.

Parto en el cuarto de un hospital: afortunadamente, en la actualidad se cuenta con hospitales que están aceptando la filosofía del parto humanizado, respetando los ideales de las parejas y a su vez coordinando sus servicios con los equipos de asistencia para este tipo de partos. Han adaptado sus instalaciones que incluyen áreas de maternidad apartadas del resto, cuartos con tinas para atender partos en agua, camas convencionales en lugar de hospitalarias y otros elementos que permiten mayor comodidad.


Arriba


  • ¿Qué significa doula?
 
Te estarás preguntando, qué es y qué hace una doula. El término doula viene del griego y se usa para describir a una mujer que ayuda a otra mujer durante su embarazo, a prepararse para el momento del parto, el post-parto y la lactancia. Ofrecen apoyo tanto físico como emocional durante todo el proceso. A través de su experiencia y conocimiento harán que el parto sea más suave.

En otras palabras, adoptan el papel que existía anteriormente en las familias; cuando cotidianamente desde pequeñas las mujeres veían el proceso del parto y la lactancia de una forma natural. El conocimiento era transmitido de generación a generación. Debido a que esa buena costumbre practicamente ha desaparecido, entre otros aspectos por la incorporación de las mujeres al campo laboral, es que surge la figura de la doula.

Pero no sólo eso, la doula es quien ánima y conforta a la mamá para que no pierda de vista su objetivo. Estadísticamente se ha demostrado que gracias a ellas, se han evitado cesáreas, los partos logran ser más cortos y menos dolorosos. Para conseguirlo, se valen de técnicas como: relajación y respiración, masajes, hidroterapia, y visualización.

Arriba
 

 
  • Recomendaciones para la atención del parto normal 1996, Organización Mundial de la Salud (OMS)

La Organización Mundial de la Salud (OMS), encargada de coordinar la acción sanitaria en el sistema de las Naciones Unidas; emitió un informe presentado por su grupo técnico de trabajo del Departamento de Investigación y Salud Reproductiva en el año 1996. Este habla sobre la atención del parto normal mediante una guía práctica. En su apartado número seis se clasifican en cuatro sus recomendaciones.

Es importante que lo leas y lo analices, ya que  este es el fundamento y justificación sobre "el parto humanizado".

 
Prácticas que han demostrados ser útiles y deben fomentarse Prácticas claramente dañinas o ineficaces y que deberán eliminarse Prácticas de las que existe evidencia insuficiente para apoyar su clara recomendación y deben ser utilizadas con cautela en tanto más resultados de investigación clarifican estos Prácticas que con frecuencia son utilizadas inapropiadamente
Desarrollo de un plan de parto por la mujer embarazada y su familia. Aplicación rutinaria del enema. Métodos no farmacológicos para reducir el dolor del parto, como plantas, inmersión en agua, estimulación de los nervios. Restricción en la ingesta de sólidos y líquidos durante el parto.
Determinación de riesgo. Uso rutinario del afeitado del vello púbico. Amniotomía (romper artificialmente la membrana que contiene el líquido amniótico) temprana de rutina en la primera etapa del parto. Control del dolor mediante agentes sistémicos.
Monitoreo del bienestar físico y emocional de la mujer durante el trabajo de parto y el nacimiento. Aplicación rutinaria de soluciones intravenosas. Presión en el fondo uterino durante el parto. Control del dolor con anestesia epidural.
Ofrecer líquidos orales durante la labor y el parto. Aplicación profiláctica de cánula intravenosa. Maniobras relacionadas con la protección del periné y del manejo de la cabeza fetal al momento del nacimiento. Monitoreo fetal electrónico.
Apoyo con empatía por los profesionales de salud durante la labor y el parto. Utilización rutinaria de posición supina (recostada sobre la espalda) durante el trabajo de parto. Manipulación activa del feto al momento de nacer. Uso del uniforme y máscaras esterilizadas durante el parto.
Respeto a la elección de la mujer de los acompañantes en el parto. Examen rectal. Aplicación rutinaria de oxitocina, tracción del cordón o la combinación de ambas durante la tercera etapa del parto. Exámenes vaginales frecuentes y repetidos, especialmente por más de un proveedor de la salud.
Dar a la mujer toda la información y explicación que desee.
Pinzamiento temprano del cordón umbilical. Conducción del parto con oxitocina.
Métodos no invasivos y no farmacológicos para aliviar el dolor en el parto, tales como masajes y técnicas de relajación. Administración de oxitocicos en cualquier etapa del parto de manera que su efecto no pueda ser controlado. Estimulación de los pezones para aumentar la contractibilidad uterina durante la tercera etapa del parto. Movilización rutinaria de la partera a un cuarto diferente al iniciarse la segunda etapa del parto.
Monitoreo fetal intermitente. Uso rutinario de la posición de litotomía (posición acostada de la mujer para parir).
Cateterización de la vejiga.
Libertad de posición y movimiento durante el trabajo de parto. Esfuerzos de pujo dirigidos y sostenidos (maniobra valsalva) durante la fase expulsiva del parto.
Recomendar a la mujer que puje cuando la dilatación se ha completado y antes de que ella sienta deseos de empujar.
Evitar la posición supina (recostada sobre la espalda) en el trabajo de parto. Masaje y estiramiento del perineo por parte de la persona que asiste el parto durante la etapa de expulsión.
Rigidez de estipular la duración de la segunda etapa del parto, como en una hora, si las condiciones maternas y fetales son buenas y existe progreso en el parto.
Monitoreo cuidadoso del progreso durante el trabajo de parto.

Operación cesárea.
Contacto temprano piel a piel entre la madre y el niño, y apoyo para el inicio de la lactancia en la primera hora post-parto.

Uso rutinario o liberal de episiotomía (incisión quirúrgica en la zona del perineo para que salga más rápido el feto).

Arriba



Intervenciones médicas durante el parto


Debido a la inquietud que puede surgir acerca de las prácticas que pueden o no ser realizadas durante la labor de parto, por el médico o su equipo;  la siguiente tabla muestra la justificación o ventajas tanto para mamá y/o bebé así como, las desventajas de las mismas.

Es conveniente evaluarlas y saber en que consisten, con esta información podrás tomar las decisiones sobre como quieres vivir "el proceso de alumbramiento" y plasmarlo en un plan detallado que contenga todos los puntos que deben conocer el equipo que te atenderá.



Intervenciones médicas Justificación: Ventajas para mamá y/o bebé Desventajas
Ayuno Evitar una bronco-aspiración de vómito si se aplica un anestésico. Riesgo de deshidratación, resequedad y sensación de sed.
Bloqueo epidural Quitar el dolor en el parto y cesárea. Puede disminuir las contracciones, bajar la tensión arterial, dificultar la rotación del bebé y provocar otras intervenciones, entre otras cosas.
Cesárea *Placenta previa. *Desprendimiento de placenta. *Anomalías de presentación. *Sufrimiento fetal agudo. *Desproporción cefalopélvica. Alta incidencia de infección. En cesáreas programadas más bebés prematuros. Frecuentemente los bebés necesitan asistencia respiratoria y ser internados a cuidados intensivos.
Corte del cordón umbilical inmediatamente Llevar al bebé a un lugar cálido donde revisarlo y acelerar el proceso de expulsión de la placenta. Se obliga al bebé a respirar privándolo de su fuente de oxigenación, lo cual le resulta traumático, agresivo y doloroso.
Enema Asegurar que no habrá expulsión de heces durante el parto, que puedan contaminar el campo estéril. Mayor incomodidad para la mamá, sobre todo si presenta hemorroides. Emocionalmente invasiva.
Episiotomía Acortar el expulsivo, prevenir una rasgadura perineal, evitar que se lastime la cabeza del bebé y prevenir daño grave en los músculos pélvicos de la mujer. Posibilidad de: excesiva pérdida de sangre, formación de hematoma, infección o absceso, trauma en el esfínter anal y la mucosa rectal, y en casos graves, creación de fístulas.
Limpieza uterina Asegurar que no queden restos de placenta en el útero. Es una intervención dolorosa (si no está anestesiada), puede provocar infección, hemorragias y hasta ruptura de útero.
Preparación vulvar y perineal Rasurar y desinfectar la zona, para así observar mejor el área perineal y evitar contaminación en el conducto del parto. Mayor posibilidad de infección y molestias al salir el vello púbico.
Posición litotomía (la mujer acostada con las piernas arriba en estribos) No hay ninguna ventaja para la mamá o el bebé, sólo para el médico que tiene mejor vista y control del área perineal. El bebé tiene que ir contra la gravedad para salir y recibe menos oxigenación. La mujer no tiene ningún control de lo que está pasando con su cuerpo y su parto.
Ruptura de membranas Observar el color del líquido amniótico. Acelerar el parto. La presión sobre el cordón umbilical se incrementa, y con ello el peligro de anoxia (falta casi total de oxígeno) para el bebé.
Suero con oxitocina Se aplica para acelerar y conducir el parto. Produce contracciones más dolorosas y frecuentes.
Tactos vaginales Le sirve al médico para saber la dilatación y borramiento del cuello uterino. Hacer tactos no es necesario en un parto normal, pueden provocar infecciones e inhibir la labor natural y fisiológica del parto.
Vía intravenosa Tener una vena permeable y mantener hidratada a la mujer. Limita el movimiento de la mujer, le da la sensación de estar enferma y le puede causar dolor.

 
Fuente: OMS (Organización Mundial de la Salud).


Arriba
 

 
  • Como evitar un cesárea innecesaria
 
El parto por cesárea presenta riesgos aumentados tanto para las madres como para sus bebés, si esos riesgos pueden evitarse, tanto ellas como sus bebés pueden beneficiarse. A continuación encontrarás una lista con sugerencias que te pueden ayudar a evitar una cesárea innecesaria, recuerda que la clave es estar bien informada para tomar las decisiones acertadas.

 
►Antes del trabajo de parto, lee y edúcate.

►Asiste a clases, grupos y talleres tanto dentro como fuera del ambiente hospitalario.

►Prepara un plan de parto, saca copias y repartelas al grupo que te va a asistir durante el proceso de alumbramiento.

►Entrevista a más de un proveedor de la salud, trata de observar sus respuestas ante tus preguntas claves. ¡Están a la defensiva! ó ¿Les da gusto que te intereses?


►Pregunta a tu médico si tiene tiempos específicos para el trabajo de parto y pujo. Te dará una idea si puede interferir en el proceso natural del mismo.

►Conoce más de un hospital o centro de atención de partos naturales y realiza comparaciones.

►Investiga tus derechos de mujer embarazada.

►Date a la tarea de encontrar una doula que te acompañe en el proceso.

►Consume alimentos ricos en proteínas, vítaminas y minerales que eviten complicaciones desde el embarazo hasta el parto.

►Si tú bebé esta de nalgas pregunta a tú médico o partera sobre ejercicios que ayuden a que se acomode.

►Actualmente el 80% de las mujeres que previamente han tenido una cesárea pueden tener un parto vaginal, es más seguro que otra cesárea programada.

►Durante el trabajo de parto, quedáte el mayor tiempo posible en tú casa, no llegues demasiado pronto al hospital, cambia de posturas constantemente, recuerda que estar en cuclillas puede ayudar a que el bebé descienda.

►No pasar el trabajo de parto recostada sobre la espalda pues el peso del bebé sobre la vena cava (vena principal en el abdomen de la madre) puede disminuir el abastecimiento de sangre y oxígeno a tú bebé.

►Continuar comiendo y bebiendo ligeramente durante el trabajo de parto. El útero es un músculo y como todos los músculos, debe ser nutrido para trabajar de manera efectiva.

►Si tú trabajo de parto esta progresando lentamente, ayuda estimulando sobre tus pezones y caricias amorosas de tu pareja. Tal vez si ha pasado tu fecha probable de parto también ayude a iniciarlo. Recuerda que este se puede dar un par de semanas después de tu fecha y un parto lento puede ser lo normal en ti.

►Pide que se use un fetoscopio y no monitoreo fetal electrónico pues su uso continuo puede contribuir al aumento de una cesárea.

►El uso de epidurales y otras anestesias puede contribuir al trabajo de parto lento o complicaciones para la madre y bebé. Si te aplican epidural y no puedes pujar efectivamente, deja que pase su efecto y reinicia el pujo.

►Averigua cuales son los riesgos y beneficios de procedimientos de emergencia aplicados de manera rutinaria antes de enfrentarte a ellos.

►Ante cualquier procedimiento que hagan en ti, pregunta para que te lo están haciendo, que efectos tendrá en ti o en tú bebé y si existen otras opciones. Es tú cuerpo, tú bebé y tú parto.

►Considera medidas de alivio al dolor naturales como: masaje, reflexología, relajación, visualización guiada, compresas calientes/frías, baño en regadera o tina, pelota de parto, cambio de posiciones y otras medidas de confort.



Fuente: ICAN online.
 

Arriba


 
  • ¿Cuáles son las etapas del parto?
 
Para un mejor entendimiento, la evolución del trabajo de parto se divide en tres fases y además; el pujo y nacimiento. 

Esta información es de carácter general recuerda que cada mujer, embarazo y parto son diferentes. Por lo tanto, el tiempo en cada etapa puede variar, no es una regla que deba cumplirse al pie de la letra.

PRIMERA ETAPA DEL TRABAJO DE PARTO

Duración: de 18 a 36 horas.

Contracciones: Frecuencia: cada 5 a 20 minutos.
                             Duración: menos de 50 segundos.
                             Intensidad: moderada, mamá puede seguir haciendo sus actividades.

¿Qué hacer si es de noche? Dormir, darse un baño con agua caliente, tomar un té relajante.

¿Qué hacer si es de día? Combinar distracción y relajación. Nadar es excelente, es necesario continuar comiendo, hidratarse y orinar con frecuencia.
 
Procurar comer nutritivo y libre de grasa y condimentos, tomar muchos líquidos, yogurth, jugos, agua, bebidas como gatorade, entre otros.

Llamar a tu doula para hacerle saber que inició tú trabajo de parto. Descansar para ahorrar energía, que utilizarás más adelante.

SEGUNDA ETAPA DEL TRABAJO DE PARTO

Duración: de 4 a 16 horas.

Contracciones: Frecuencia: 3 contracciones en un período de 10 minutos.
                      Duración: 1 minuto (entre 50 a 70 segundos).
                      Intensidad: de moderada a intensa, mamá deja lo que esta haciendo para atender a la contracción.

¿Qué hacer si es de noche? Descansar, probablemente no puedas dormir pero si descansar, ponerse en la posición de trono (sentada cómodamente en la cama con almohadas en la espalda, los brazos van sueltos también recargados sobre almohadas) , procura dormir entre cada contracción.

¿Qué hacer si es de día? Combinar distracción con relajación. Guarda energía para el parto. Date baños de agua caliente cada vez que sientas muy intensas las contracciones, que el agua te caíga en la cabeza por un rato, luego en la pancita y después en la espalda.

Procurar comer nutritivo y libre de grasa y condimentos, tomar muchos líquidos, yogurth, jugos, agua, bebidas como gatorade, entre otros.

Es normal que salga moco y un poco de sangre (esto por la dilatación del cuello uterino).

Después de 2 horas teniendo 3 contracciones en un período de 10 minutos, acostarse durante media hora de lado izquierdo. Si las contracciones se espacian pero siguen rítmicas y frecuentes, se considera que si es trabajo de parto. Llama a tú doula. Hay que darse un baño de agua caliente y prepararse para ir al hospital si es que decidiste que sea ese el lugar del parto. Checar la lista de cosas a llevar para no olvidar nada.

Si las contracciones se espacian hasta desaparecer, NO ES EL MOMENTO, es falso trabajo de parto. Descansa y espera a que sea el verdadero trabajo de parto.

TERCERA ETAPA DEL TRABAJO DE PARTO
 
Duración:  de 5 a 45 minutos.

Contracciones: Frecuencia: de 4 a 5 contracciones en 10 minutos.
                      Duración: de 75 a 90 minutos.
                      Intensidad: alta, mamá generalmente ya no puede hablar durante la contracción, necesita mucha
                      concentración. Se siente muy dependiente, vulnerable y desesperada. Puede estar irritable e intolerable.
 
Relajate, confía, vocaliza y conserva una actitud positiva. Recuerda que estas a punto de empujar a tu bebé para que llegue a tus brazos.

Posiblemente después de ésta fase mamá tenga la necesidad de tomar un descanso.
 
ETAPA DE EXPULSION

Contracciones: Frecuencia: de 3 a 5 minutos de descanso entre ellas.
                            Intensidad: sensación de pujo, incontenible. Generalmente se siente mucho alivio al pujar.

Relaja tú periné, no opongas resistencia. La tarea en éste momento es permitir y pujar siguiendo tú necesidad. Recuerda que con cada pujo tu bebé avanza dos pasos y retrocede uno. Puede que sientas distensión y ardor.

Es importante que descanses y te relajes entre un pujo y otro; respira lenta y profundamente para oxigenar bien a tú bebé en estos últimos momentos que está dentro de ti.
 
SIGNOS DE ALARMA DURANTE EL TRABAJO DE PARTO

►Ausencia de movimientos del bebé.
►Sangrado abundante, como una menstruación ó mayor.
►Dolor intenso en el abdomen, que no desaparece entre contracciones.
►Dolor intenso de cabeza, zumbido de oídos, mareo, ver luces, desmayo.
►Salida de meconio (líquido amniótico de color verdoso ó café, ó con olor fétido).

Fuente: Centro Nacer en Plenitud, Curso de Preparación al Parto.

Arriba


  • Recuperación post parto
El post parto es la etapa que va desde el nacimiento del bebé hasta que mamá se recupera tanto física como emocionalmente del que ha vivido desde los últimos nueve meses. También se le conoce como cuarentena, ya que como su nombre lo dice, son cuarenta días en que apróximadamente mamá y bebé se van conociendo y acomplando a sus necesidades.

Durante ese tiempo pueden sentirse ciertos malestares que son propios de la etapa post parto y que se pueden remediar siguiendo indicaciones muy fáciles de llevar a cabo. A continuación se presenta una tabla con los malestares más comunes y lo que se sugiere hacer para aliviarlos.

 
Malestar o problema ¿Qué se debe hacer?
Dolor o hinchazón en el área del corte o desgarro, o dolor producido por los hemorroides. *Aplicar compresas de hielo durante las primeras 24 horas. *Sentarse en una tina de agua caliente por 15 minutos, 3 veces al día. *Usar compresas empapadas de hamamelis (tucks pads) para limpiarse después de usar el baño y en las toallas sanitarias. *En una botella de agua, poner 20 gotas de tintura de caléndula y 20 de árnica. Enjuagarse con esta agua después de ir al baño. *Practicar los ejercicios de la base de la pelvis (ejercicios Kegel) para aumentar la circulación de la sangre.
No puede orinar. *Tomar muchos líquidos. *Poner agua en el lava manos y dejarla correr mientras se procura orinar. *Verter agua tibia sobre las partes genitales al tratar de orinar. *Hacer los ejercicios Kegel.
Teme evacuar. *Hablar con tú médico sobre el uso de medicamentos que hacen más blandas las evacuaciones. *Tomar muchos líquidos. *Comer alimentos altos en fibra: panes y cereales de grano entero, verduras crudas, frutas frescas y secas. *Si no puedes evacuar en los primeros 4 o 5 días después del parto, habla con tú médico sobre el uso de laxantes o enemas.
Hemorroides. *Procurar evitar el estreñimiento para no hacer mucho esfuerzo al evacuar (esto puede producir hinchazón de las venas en el recto). *Seguir las sugerencias descritas en el primer apartado (dolor o hinchazón en el área del corte o desgarro, o dolor producido por los hemorroides).
Cólicos del útero en los primeros días (entuertos). *Practicar respiraciones lentas y otras formas de relajación. *Pedir calmantes a tú médico.
Hinchazón de los pechos. *Dar de comer a tú bebé lo más frecuentemente posible, por lo menos cada 2 a 3 horas. *Aplicar compresas tibias en los pechos. *Tomar un baño de ducha en agua tibia y exprimir la leche de los pechos para suavizarlos.

Fuente: Centro Nacer en Plenitud, Curso de Preparación al Parto.


SIGNOS DE ALERTA EN EL PUERPERIO

En los primeros días después del parto, es normal tener ciertas incomodidades, pero hay algunos síntomas que pueden indicar o sugerir problemas más graves. Contacta a tú médico o clínica si se te presenta cualquiera de estas señales de peligro:

►Fiebre de más de 38 °C.
►Dolor o calambres en las piernas, brazos, pecho o abdomen.
►El flujo vaginal huele mal o contiene coágulos más grandes que una pelota de golf, o si se pone muy abundante o     muy rojo repentinamente.
►Si tienes secreción, pus o líquido en el sitio de una incisión; si este se pone muy rojo, doloroso o sensible, hinchado o caliente; o si, la incisión comienza a abrirse.
►Manchas o rayas rojas, o bolitas calientes, sensibles o dolorosas en los pechos.
►No puedes evacuar.
►Respiración dificultosa.
►Dolores de cabeza severos.
►Visión borrosa o nublada.
►Si han pasado los primeros 15 días después del parto y todavía te sientes triste, si has pensado en hacerle daño al bebé o a ti misma, si no puedes dormir ni comer, o si no tienes interés en cuidarte o cuidar a tú bebé.

Fuente: Centro Nacer en Plenitud, Curso de Preparación al Parto.

Arriba



InicioMapa del sitioContactoEnlaces favoritosBoletín de noticias